Jufré 495. Casi Malabia. Villa Crespo.
15 5026 1849

Encuentro de Psicodrama

ENCUENTRO DE PSICODRAMA

Te invitamos a transitar este revelador dispositivo terapéutico, en el que se desbloquean patrones de conducta y se multiplican los enfoques sobre nuestras historias desde la multiplicidad de sentidos.

 

DE QUE SE TRATA?

A través del Psicodrama accedemos a la memoria del cuerpo para hacer contacto con información vital para nuestro autoconocimiento y exploramos la construcción de la mirada hacia sí mismo a través de técnicas lúdico-expresivas.

Reconocer, reconocer-se y transformar-se desde y en lo grupal.
Multiplicar la percepción de uno mismo, a través de la producción dramática grupal, compartiendo sentires y produciendo pensares.

Trabajaremos con una Introducción al Psicodrama de la Multiplicidad, de Eduardo “Tato” Pavlovsky.

 

Jacob Levi Moreno, creador del psicodrama, lo define como: “un método para profundizar el alma humana a través de la acción”; por lo cual, es un dispositivo propio para toda aquella persona que trabaje con grupos, o simplemente para todo aquel que quiera reencontrarse con su cuerpo y conocerse más profundamente.

 

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD

Los participantes vivenciarán una primera etapa de caldeamiento, basada en la interacción introductoria de registro de uno mismo, de los otros y del espacio.

Luego una segunda etapa de evocación de escenas, pasando por el recuerdo de distintos momentos de sus vidas.

Después se representará la escena elegida por el grupo, manifestando un emergente grupal.

En base a las intensidades generadas a través del tránsito por esa escena, se realizarán algunos juegos dramáticos para profundizar en dicho emergente devenido.

Por último, compartiremos las sensaciones y revelaciones generadas por la experiencia psicodramática y una breve fundamentación teórica de lo acontecido durante las diferentes etapas del encuentro.

 

No es necesario tener ninguna experiencia previa ni pertenecer a alguna profesión o carrera en particular, sólo necesitamos cuerpos dispuestos a moverse y modificarse.

Este encuentro tiene un valor de $400.

 

SOBRE TATIANA BRUNSTEIN Y ALEJANDRO SCOTTI

TATIANA BRUNSTEIN

Licenciada en Psicología, gran parte de la trayectoria realizada en Hospitales Públicos. En el Hospital Borda como parte del equipo que coordina grupos con pacientes ambulatorios y en el Hospital de Clínicas, en el Servicio de Salud Mental, trabajando con pacientes de forma individual y finalizando la especialización clínica.

Curiosa por naturaleza, amante de la danza y la música. Psicodramatista, formada en la escuela de Eduardo Pavlovsky, de la mano de su hija, Carolina Pavlovsky, integrando una nueva forma de sentir, jugar y pensar-nos en lo grupal.

Con experiencia docente, en la U.B.A y U.B, en la cátedra de psicofarmacología y en cursos de Psicodrama.

Luego de años en formación psicoanalítica, hoy en curso de un posgrado en Gestalt, en Agba.

 

ALEJANDRO SCOTTI

Carolina Pavlovsky y Eduardo “Tato” Pavlovsky me legaron esa maravillosa herramienta terapéutica llamada Psicodrama. Un dispositivo que creo que debería tener un lugar más importante en el estudio de la Psicología y la Sociología, por su gran poder revelador y transformador.

Enseñé Psicodrama en la Escuela de Eduardo Pavlovsky, coordinando junto a su hija Carolina en Buenos Aires y junto a Natalia Pusineri en Entre Ríos.

Dicté seminarios intensivos de Psicodrama en el Instituto Synergy de Estados Unidos, en el Instituto ICOPSI de Costa Rica y en la Escuela de Pichon Rivière del Banfield.

Hoy en día, dirijo mi propio espacio de Psicodrama Grupal, Gestalt, Yoga y Meditación, llamado Ser Interior, en el barrio de Villa Crespo.

A la vez, estudio Actuación con Dora Baret y Matias Gandolfo, en el Estudio para la Formación del Actor de Carlos Gandolfo, en donde profundizo en la Ontología del Lenguaje y en un potente método de actuación que en muchos aspectos se encuentra con el Psicodrama y la Gestalt.

Me considero un eterno aprendiz. Busco aprender de cada paciente, de cada grupo y de cada situación. Tuve la suerte de que la vida me ponga en contacto con grandes Maestros. Todos ellos coincidieron en la gran enseñanza de “aprender de mí mismo”, ser mi propio maestro.  Aprender de la experiencia y no de una doctrina. Privilegiar la intuición como fuente de conocimiento de suprema importancia. Conocer por la percepción, sin el uso de la razón. Y esto es lo que busco transmitirle a cada persona que se acerca a mí, ya sean pacientes, alumnos o conocidos.

Informes e inscripción

Nombre:

E-mail: