Gascón 1467 - Palermo
15 5026 1849
Qué es la Meditación

Qué es la Meditación

Tanto se dice y se hace en nombre de la Meditación, que se tornó un concepto ambiguo para muchos. Aquí en Occidente, la gran mayoría de la gente asocia la palabra meditación a una persona sentada en una incómoda posición, vestida con túnica y quizá repitiendo algún mantra. Sin embargo, no tiene mucho que ver con eso sino que se trata de aportar cierto sentido de juego, de relajación y de alegría a nuestra ajetreada vida. La meditación es un estado elevado de conciencia, al que uno puede acceder a través de distintas prácticas. A esas practicas se las suele llamar “meditaciones”, se usa el verbo meditar pero eso puede generar malas interpretaciones. Más que meditar, es estar en meditación, permanecer en ese estado de expansión de la conciencia.

Para estar en meditación, no hay que hacer nada y justamente ese “no hacer nada” es lo que a veces más cuesta. Siempre nos enseñaron a “hacer cosas”. Nos enseñaron a caminar, a hablar, a leer, a calcular… a juzgar, pero nunca nadie nos enseñó a sentarnos y no hacer nada.

Es por esto que en Occidente las meditaciones activas tienen tan buenos resultados, de hecho fueron creadas para el mundo occidental, acostumbrado a hacer y hacer sin parar, no solo con el cuerpo sino también con la mente.

Ahí radica la única dificultad, en la mente. Muchas personas llevan años y años de estar “dialogando” con su mente sin parar un segundo, ni siquiera para dormir.

¿Cómo hace entonces una de estas personas para alcanzar un estado meditativo? Practicando meditaciones activas. Y cuando digo practicar, me refiero a ser constante y paciente en el proceso. Como cualquier aprendizaje, requiere de tiempo y de voluntad.

Una meditación activa, como su nombre lo indica, esta basada en la acción. Por ejemplo, bailar puede ser una meditación activa, tal es así que muchas meditaciones sufis están basadas en la danza. Otra práctica puede estar enfocada en el canto, la risa, el llanto, la catarsis. Cuando una persona está muy “cargada” emocionalmente, una intensa actividad catártica le permite “soltar” la mente y conectarse con los sentimientos.

Años de investigación y experimentación, sirvieron para gestar prácticas activas de meditación muy efectivas en el hombre de hoy. Por ejemplo Osho, un gran maestro hindú contemporáneo, diseñó más de 100 tipos de meditación activa para el hombre occidental, creadas científicamente para expresar y experimentar concientemente las complejas emociones humanas y sentimientos reprimidos. Con este gran aporte a la humanidad, Osho transmitió el arte de observase a uno mismo. Ser, al mismo tiempo, el experimentador y el observador.

Es importante comprender que el objetivo primordial de cualquier práctica de meditación es dejar de estar dominados por los pensamientos y sentimientos, desconectarse del cuerpo y de la mente. La mente es una fabulosa herramienta, quizá sea la más maravilla herramienta del universo, pero no sirve para dominar. Cuando somos dominados por la mente, vivimos alejados de ese estado natural que es la meditación, olvidamos nuestro origen, nuestra condición de Ser.

Las prácticas meditativas sirven para retornar a ese origen y vivir en armonía, disfrutando de la abundante existencia y aceptando la vida tal como es.

Es aconsejable realizar dichas prácticas en grupo (ya que la energía fluye con otra intensidad cuando varias personas practican juntas) y ser guiados por algún maestro o facilitador experimentado, o sea por un meditador que tenga aptitudes didácticas, que sepa guiar al aprendiz sin dejar de respetar los tiempos de sus procesos internos.

Hoy en día hay mucha difusión de la meditación, así que pueden encontrarse muchos espacios con diversas técnicas (nosotros tenemos abierto un espacio de meditación grupal al que se puede acceder ingresando a http://serinterior.com.ar/grupo_meditacion.html

Nadie puede decirnos cuál es la técnica más indicada para nosotros, cada uno debe tener distintas experiencias y profundizar en aquellas que le resulten más cómodas. Cada organismo es un universo, así que no hay estándares para la meditación activa. A practicar!!